“Los días no vividos” con Black Light Gospel Choir

black light   Estoy haciendo tiempo en mi estudio, en Musigrama porque voy a una cena. Esta noche invito a cenar a 5 personas que no conozco demasiado. Personas a las que veo de vez en cuando, con algunas de ellas he estado una vez o ninguna. A una de ellas la he invitado porque es una luchadora nata, porque tiene mucha, mucha fuerza, una fuerza que saca de la soledad mas aprendida. Trabajo con ella con cierta frecuencia. La sigo en la distancia. Tiene un coro, dirige un coro que son muchos coros. Un coro formado por muchas voces que pertenecen a muchas vidas, un coro que se hincha y se deshincha, que es como un fuego. Un fuego lleno de llamas que se mueven. Que llegan y se van. Que a veces permanecen y otras se quedan. Un fuego que calienta y que quema, una manera de vivir, de hacer realidad un sueño que envenena.

Hace tres día la llamé por teléfono y le dije:

-Quiero invitarte a cenar y también a algunas personas de tu coro. Yo voy a escoger a dos personas que podían ser otras, cualquiera posiblemente. Te pido que hagas lo mism0. Una pequeña representación de los “mundos” de tu mundo.

Me puse a pensar a quien podría invitar y mi cabeza me hizo dos propuestas: ¡Dos chicas! No podía ser de otra manera pensaréis, pero de verdad que esto no es lo que parece. Pensé en una “risa” y en un estado de plenitud, de control, de “momento”, de vida derramada.

– Ya tengo hecha mi elección. Prefiero que no me cuentes la tuya, que la cena descubra personas sorpresa.

-¡Dos chicos! Para contrarrestar, me dijo haciendo muchísimo caso de mi petición,  como podéis observar.

¡Seremos tres parejas imposibles! En el pasado, en el presente y en el futuro. Tres parejas, porque el 6 es divisible entre dos. Porque lo único que no ha cambiado desde hace muchísimo tiempo es que un par son dos!!

No hay orden del día, quiero decir,  orden de la noche porque es una cena. El único documento que pasará por la mesa será la carta del restaurante. “Yo de primero voy a tomar…

Últimamente he visto tres películas españolas, que creo que aún no se han estrenado y que me han encantado. Y ya sé que algunos de mis seres más cercanos desconfían de mis preferencias cinematográficas. Pero aquí está uno para arriesgar y de paso, si es posible, para aprovechar la vida que es muy corta, aunque a algunos se les haga larguísima. También para aprender a amar, que no solo para enamorarse.

“Los días no vividos”, “Invasor” y “Del lado del verano”. Las tres me han hecho pensar, me han hecho volver a pensar en lo “solos” que estamos en medio de tanta gente, como decía en una de sus canciones mi querido y admirado Hilario Camacho, en la sensación de que avanzamos por una vida que nos inventan, que nos cuentan, de cómo vivimos en la mentira, en la ausencia de la verdad, y en que como dice Sabater, las personas nos dividimos en dos grupos: Los malos y los malísimos.

Una cena sin guión, sin pretensiones, sin cartas escondidas en la manga y sin servidumbres. Un momento improvisado para compartir. Para escuchar, para conocer.

Una cena para vivir unas horas con unas cuantas personas con las que apenas he vivido más de unos minutos.

black light 3

Rebeca, Rebeca Rods es una mujer brillante. Está consiguiendo con muchísimo esfuerzo que aquí, en España, podamos sentir y disfrutar del gospel, olvidándonos de aquello de que “el gospel es de los negros”. Olvidándonos de que corre por el rio del inglés. Apuntalando que mas allá de las facultades que pueda tener uno como cantante, está el discurso. Está la vida que vivimos en el camino de “ser”. Y cuando esto está claro es cuando empezamos a “estar”, que es lo que verdaderamente interesa. Lo mas obvio en ella ,  lo que salta a la vista: ¡Que es una gran cantante, una buena directora y que hacen unos arreglos hermosos y que funcionan!

Seguramente tiene muchos defectos unidos a sus muchas virtudes, como todas las personas que empujan, que tienen capacidad de liderazgo. Pero todos los días arrastra el peso de su sueño y empieza a ser consciente cuando vuelve la vista para contemplar su punto de partida.

¡Ha conseguido el éxito!, atención, ¡no he dicho la fama!, no he dicho la popularidad. He dicho el éxito, que es dedicarse cada día, cada minuto a perseguir y sobre todo a vivir su sueño, y a compartirlo con tantos compañeros de viaje.

¡Un brindis importante! para aquellos que no guardan, que no dosifican, que no escatiman cuando se trata de DAR. Esa es la mejor sensación que produce Black Light Choir  cuando está en un escenario. La otra es también hermosa. Que puede producir las mismas emociones con independencia del equipo que haya escogido el entrenador para ese día.

yarelin

Yarelin García está en un momento de plenitud. No se puede cantar mejor, con más ganas, con más brillito en los ojos, con más entrega. Con más amor. Es capaz de emocionar al público, de arrancarles un ¡bravo! a los dos minutos del comienzo del concierto. En ese momento en la que la mayoría de los artistas estamos todavía en la lucha de entrar en el mágico proceso de comunicación que es cantar ante un público y que en estos momentos está tan devaluado por la industria.

En el otro extremo descubro una sonrisa fresca y amplia que se incorpora. Vida para la vida. Una nueva voz.  Esta noche en la cena, Cristina es la persona que representa a las nuevas voces que se incorporan, a las ilusiones nuevas, a la frescura, a la belleza que la estigmatiza. Y en medio, y delante, y detrás, he visto a Sheila, a Mariló, a Mira, a Milena, a Diego, a Owy, a Álvaro, a Laura, a Alex, y tantas y tantas voces que hacen posible que aparezca TODO. ¡Que no se enfade nadie porque no consiga recordar su nombre en este momento! Este homenaje, este pequeño homenaje es para todos y cada uno de ellos. Todas esas personas que están, que una vez pasaron y se fueron, las que regresan y las que aparecen.

A mí me gustaría que permaneciesen siempre, aunque una vez se marchen. Tengo la sensación de que Rebeca y sus chicos están a la puerta de una aventura larga y hermosa. Solo les doy un consejo: que no tengan prisa y sean fieles y constantes  en su camino.

De los otros dos invitados hoy no puedo hablar porque no sé quiénes son, pero prometo escucharles y dedicarles toda mi atención para conocer mañana mucho más de ellos.

No puedo escribir nada más son las 21, 30 del día 26 de Diciembre, aún tengo que llegar a nuestro punto de encuentro. ¡Vamos a celebrar que el mundo aún no se acabó!

Salud. Como dice mi amiga Nuria Barrios ¡Feliz Navidad! y si no os gusta la Navidad pues ¡Feliz

Published in: on diciembre 26, 2012 at 9:57 pm  Comments (1)  
Tags: , , , , ,

The URI to TrackBack this entry is: https://pacortega.wordpress.com/2012/12/26/los-dias-no-vividos-con-black-light-gospel-choir/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. No hombre, a los 2 nos gustó P. Tinto…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: