¿No estaremos viviendo una gran mentira?

Hace 10 años los artistas componíamos canciones o cantábamos canciones y porque lo hacíamos bien o gustaba lo que hacíamos, aparecían compañías discográficas que  se hacían cargo de nuestra carrera. Se ocupaban  y pagaban las grabaciones, el video, el reportaje de fotos, el diseño de la carperta, fabricaban nuestro disco y se encargaban de distribuirlo y de promocionarlo. Ponían a nuestra disposición sus recursos económicos  y su estructura, su equipo humano.

Paralelamente y sobre todo cuando ocurría esto último, aparecía un “manager” para captarnos que se ocupaba de promocionar o divulgar o incentivar la contratación de nuestros bolos, y con su estructura nos montaba una gira y los artistas ganaban mas o menos dinero, a unos les iba mejor que a otros, pero  los artistas, los músicos nos dedicábamos a componer, a ensayar y a tocar en directo. También a colaborar activamente en nuestra promoción. (Prensa, radio y televisión fundamentalmente)

Hace 5 años que los artistas seguían componiendo sus canciones y construyendo suss  proyectos pero ya nadie se hacía  cargo de los gastos  de la  grabación. La gran mayoría comenzó a autoproducirse  y a invertir en  su disco , en  su video y en  sus fotos. Si lo hacíamos muy bien teníamos la oportunidad de que una compañía se interesase por nosotros, por nuestro proyecto y lincenciáse nuestro trabajo para distribuirlo y promocionarlo. Cuando ocurría  todo esto y tenía cierto éxito de nuevo aparecía el “manager” y se encargaba de canalizar nuestros bolos o actuaciones en directo.

Ahora, desde hace un par de años, los músicos seguimos currándonos nuestro proyecto, componiendo y ensayando. Nos pagamos la grabación de nuestro disco,  nuestro vídeo y  nuestra promoción. Y además gracias al boom de Internet han creado unas herramientas magníficas para que divulguemos nuestra música. Podemos hacernos un perfil en Myspace. Otro en Facebook, una página Web, si eres ambicioso puedes hacerte un perfil también en Hi5, en Sónico o en   Twiter, entre otros muchos.

Le dedicamos horas enteras y días enteros  a configurar todas estas herramientas maravillosas, a subir vídeos y canciones, a diseñar, a añadir plugins, a regalar fotos, canciones, salvapantallas,  etc… A crear banners, a contestar todos los correos de nuestros fans y a hacer montones de amigos a los que convocar cada vez que hacemos un movimiento.

Coleccionamos direcciones de correo electrónico e intentamos todo lo que está a nuestro alcance para que se nos vea. Para que se nos oiga, para captar la atención de la única audiencia a la que aparentemente podemos acceder “gratuitamente”.

Cuando uno se maneja bien en este entorno de la informática y conoce todo lo que ha de dominar para llevar a cabo todo esto, y dedica multitud de horas y sigue una estrategia obsesiva y bien trazada, y por supuesto, además gusta lo que hace, consigue muchas visitas, muchos amigos. De pronto aparecen casos supuestamente insólitos en los que un grupo o un cantante consiguen 100.000 o 150.000 amigos o seguidores o como queramos llamar a este tipo de adhesiones. Entonces, solo entonces, puede aparecer esa compañía discográfica  y un manager que nos fiche y se encargue de hacer todo lo que he descrito en los párrafos anteriores.

Es cierto que las descargas o intercambio de ficheros p2p o la piratería o descargas ilegales como las llaman, que no quiero entrar hoy en este asunto,   han dado suficientes razones a las compañías y a los managers para que renuncien  a invertir u solo duro en” artistas a desarrollar”,  (así se llama a los artistas en su primera etapa de promoción o comienzan desde 0), pues  al principio solo dan trabajo y gasto, si luego no van a poder recoger beneficios ya que, en este momento, las cantidades que se pueden obtener por la venta de los discos son ridículas y, salvo en casos excepcionales, siempre dan pérdidas. Nadie crea una empresa, ni trabaja para perder…Ya sabéis la crisis otra vez…

Pero a lo que yo iba, el objetivo de esta reflexión que hago hoy, es el siguiente:

¿No habría que vivir varias vidas para atender  debídamente todas esas herramientas maravillosas con las que nos hemos enganchado? Si dedicamos todo nuestro tiempo a estos quehaceres, ¿cuando encontraremos el tiempo, la disposición, la tranquilidad, para crear, para componer una buena obra, para fraguar un directo magnifico, para ofrecer novedad, frescura y para hilvanar un discurso artístico realmente apetecible? Como mínimo habrá que disponer de todo el día, y habrá que disponer de recursos económicos pues nadie vive de perfeccionar o atender su Myspace o su Facebook,  o de convocar a la gente a tocatas en bares donde con suerte pagan 80 euros por cabeza.

Naturalmente todas herramientas maravillosas para nuestra promoción al principio son gratuitas, pero enseguida que queremos completarlas, o una  manejar una capacidad determinada de espacio o de mejoras, etc., ya cuestan dinero. Y,  no nos engañemos, si no tienes pasta y puedes contratar una empresa especializada en marketing digital,  si no invertimos en una campaña en condiciones hecha por especialistas con contratación de banners, publicidad patrocinada, etc, etc, lo normal es que no pase nada.

Bueno, si que pasa. Conoceremos  a montones de personas que están en la misma situación que nosotros y que anhelan lo mismo, y que están igual de solos y desprotegidos, pero nada mas. Conoceremos personas, seres maravillosos, eso es verdad, pero nada más.

Hace varios años que tengo un perfil en Myspace. También, como casi todo el mundo, tengo otros, y  os puedo asegurar que en todo este tiempo no he ingresado una sola peseta  por medio de estas herramientas de divulgación que nos ofrece la red. Imagino que habrá excepciones. Hablo con todo el respeto y humildemente desde mi experiencia.

Sí  que me he dejado mucho dinero. En hacerme páginas Web, en diseñadores, en pequeñas campañas de ellaces patrocinados, en producir algunos discos de esos seres maravillosos que conocemos por la red  y que a pesar de su gran talento no tienen a nadie que les acompañe y les alivie en su camino.

¡Esta noche me ha dado por pensar que quizá estemos viviendo una gran mentira!

The URI to TrackBack this entry is: https://pacortega.wordpress.com/2010/01/17/%c2%bfno-estaremos-viviendo-una-gran-mentira/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Hola Paco

    Despues de leer este post no he podido resistirme a decirte algo

    En el segundo curso de producción tuvimos un profesor, que a mi parecer era excelente, que nos daba clases de Lenguajes Audiovisuales y de las Artes Escénicas. A veces no entendía muy bien sus clases, a pesar de que me sentaba en primera fila (cosa que jamás antes había hecho), pero hubo un tema que me cautivó, y era el siguiente

    Nos comentaba que las grandes y muy ricas empresas son las que de una forma u otra nos manipulan los gustos. Había gente que se negaba a admitirlo pero es una verdad como un castillo. Ahora mismo puedo decir que me alegro de haber llegado a este sitio tan auténtico y haber podido escuchar artistas con un gran talento, artistas que seguramente, por esas empresas de las que hablaba, no hubiese podido escuchar.

    Como nos manipulan las empresas? Ellos son los que ponen la pasta para que escuches 80000 veces el nuevo single de Bisbal, o el de Alejandro Sanz, para que pasen 50 veces el anuncio de su ringtone mientras ves los Simpson. Con esto no digo que no sean artistas con talento, si no que tal vez esas empresas poderosas podrían fijarse más en todos no?o al menos en todos los que tienen un gran talento y realemnte merece la pena conocerles!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: